¿Qué es el ozono?

El ozono (O3) es una molécula compuesta por tres átomos de oxígeno. Se forma cuando las moléculas de oxígeno son excitadas lo suficiente para descomponerse en oxígeno atómico, de dos niveles energéticos diferentes, y las colisiones entre los diferentes átomos son los que generan la formación del ozono.

Es una forma alotrópica del oxígeno, es decir, es el resultado de la reordenación de los átomos de oxígeno cuando las moléculas son sometidas a una descarga eléctrica. Por tanto, es la forma más activa del oxígeno.

Fue el químico Christian Friedrich Schönbein, quien en el año 1839 logró aislar el compuesto gaseoso y lo llamó «ozono», de la palabra griega ozein, que significa «tener olor». Más tarde, en 1867, confirmó la fórmula del ozono, O3, que Jacques-Louis Soret determinó tres años antes.

Propiedades del Ozono

El ozono es un compuesto gaseoso que posee una tonalidad azul. En estado líquido, a temperatura inferior a -115ºC., tiene color índigo.

Por su propia naturaleza, el ozono es altamente oxidante, por lo que se encarga de desinfectar, purificar y eliminar microorganismos patógenos como virus, bacterias, hongos, moho, esporas…

El ozono puede eliminar los malos olores atacando directamente sobre la causa que los provoca (sustancias pestilentes), y sin añadir ningún otro olor para intentar encubrirlo, como hacen los ambientadores.

A diferencia de otros desinfectantes, el ozono no deja residuos químicos puesto que es un gas inestable y se descompone rápidamente en oxígeno por efecto de la luz, calor, choques electrostáticos, etc.

Deseas más información de nuestros productos y servicios?

Ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de atenderte